Posteado por: webmacc | diciembre 31, 2012

Mi único post de 2012

ImageAcabo de recibir el informe, sobre éste blog, que WordPress suele enviar a finales de cada año, y me doy cuenta de que no he publicado nada durante 2012, lo cual, lejos de pretender hacer honor al nombre de la bitácora, ha sido más bien uno de esos efectos secundarios de mi proverbial falta de constancia, cuya voluntad de mejora ya he apuntado entre mis propósitos para 2013… como ya lo hice muchos de los anteriores años.

El caso es que he decidido escribir “el post de la vergüenza” de éste año y, en un alarde de originalidad sin precedentes en estas fechas, voy a marcarme una crónica desordenada, parcial y simplona de los doce últimos meses, sin más aspiración que… sin más aspiración.

Hay algunos hechos personales que han marcado 2012 para siempre, he tenido la gran oportunidad de ver cómo mi familia y yo mismo hemos reaccionado con esfuerzo, amor y esperanza a la aparición de la enfermedad en forma de accidente cerebro-vascular en la persona de mi padre. Él mismo ha mostrado una entereza y un ánimo que siempre tomaré como ejemplo a la hora de afrontar situaciones duras en mi vida. Y, hoy por hoy, podemos decir que su recuperación, muy avanzada, aunque aún en proceso, ha sido fruto del trabajo constante de todos, especialmente de él mismo. Un ACV (uno aprende estos tecnicismos a la fuerza), tiene implicaciones en todos los aspectos de la vida del afectado y sus personas más cercanas, y hay que currar mucho para construirse una nueva vida e incorporar a ella todos los cambios que surgen. De esto estoy contento y muy orgulloso.

También, aunque parece que se resiste a nacer este año (a lo largo del día se verá), ha sido el año del embarazo de mi primer hijo: no me importa, incluso prefiero, que nazca en 2013 aunque es muy común oír que va a tener un año más de guardería, o va a ir “atrasado” con respecto a los que nazcan en diciembre. Una de las cosas que aprendes durante el embarazo es que hay ciertas “verdades de la gestación”, como el fulminante argumento de la escolarización tardía, que la maravillosa madre de mi hijo y yo nos hemos tomado bastante poco en serio… y os lo recomiendo. 

Tengo ganas de contar que a principios de año me lo había montado bien como parado, mantenía bastante centrada mi atención en un par de proyectos personales que aspiraban a ser algo parecido a un trabajo freelance, mi segundo año de estudios de ingeniería informática, y el trabajo part-time como empleado de mi propio hogar. Sin embargo, esto se trastornó radicalmente cuando, prácticamente al mismo tiempo, encontré un trabajo que no debería haber encontrado y sucedió lo que contaba más arriba con mi padre. La verdad es que uno no sabe muy bien cómo, pero 3 meses después, no había superado el periodo de prueba del maldito trabajo, con final peliagudo, además, y todos los proyectos, estudios y hogar, habían perdido casi toda mi atención. Me ha costado recuperar ese estado de “flow” que sentía en enero, en el que todo iba bien encaminado, y no estoy, ni de lejos, a la misma altura que entonces… pero estoy en ello.

Fuera del ámbito personal, me acuerdo de algunas cosas que han merecido mi atención:

La economía no ha mejorado, al menos para los que más necesitan que mejore; no ha sido así para los bancos, a base de exprimir a los clientes, y de que los gobernantes se hayan empeñado en darles el dinero de todos. Esto no deja de ser gracioso indignante, porque sin embargo, pagamos este dinero para que se utilice en, por ejemplo, Sanidad, Educación u otras políticas sociales, y en esos conceptos se ha atrasado este año gran parte de lo ganado durante la democracia.

Pero es que estamos gobernados por políticos, y hay muy pocos políticos buenos, y ninguno de ellos llegará nunca a nada dentro de los grandes partidos, porque el entramado de intereses, favores y corruptelas varias que teje las estructuras de éstos, se encarga de no dejar que pase nada que huela a justicia social hasta alguna posición donde decidir algo. Es triste tener que decir esto de un partido de izquierdas, pero así le va al PSOE, que como no se decida a volver a buscar líderes que trasmitan algo creíble, con carisma y presentables, en lugar de los más “sosainas” de cada barriada, ayuntamiento o comunidad, no va a conseguir estar en buena situación para las próximas elecciones, ni teniendo en cuenta la desastrosa acción de gobierno que está desarrollando el PP. Tampoco me importa mucho esto, habiendo otras opciones, salvo porque en la derecha española, desde el skinhead más violento, o (igual de extremista) presentador de TDTparty, hasta la monjita más inofensiva (pasando por las que robaban bebés) votan al mismo partido.

Les regalaron el gobierno, y lo que cuesta poco conseguir se desperdicia fácilmente, y eso están haciendo con nuestro Estado del Bienestar. El llamado programa oculto ha salido a la luz, y van a desmantelar toda muestra de cobertura social, o lo que les de tiempo en cuatro años.

Y la técnica es sencilla: dicen estar en contra de un sector público sobredimensionado, dicen que es ineficiente, sus bases, televisiones, periódicos o radios afines, y ahora también los públicos, tergiversan la realidad para que así lo creamos los millones de analfabetos que poblamos esta piel de toro, odiemos a los maestros, a los médicos o a cualquiera que se ponga a defender lo público de todos y para todos, ponen a unos amigotes a gestionar determinados servicios públicos, y les dan la pasta de todos y para ellos. ¿podemos ser más tontos? Seguramente si, y muchos le volverán a votar. 

La culpa es de todos, de lo que vemos en la tele, de lo que consumimos, de lo (poco) que leemos, oímos o pensamos, de que sigamos teniendo alma de esclavos, de gañanes, de súbditos, y pensemos que no se puede aspirar a tener gobernantes, simplemente, decentes. No nos imaginamos lo que una sociedad como la nuestra, si evitásemos esa jodida dicotomía rojo-facha que tanto daño nos hace, podría llegar a conseguir en este mundo. ¡Hemos sido la octava economía del planeta con una quinta parte de la sociedad parada! ¿creemos que no podríamos ser la séptima, sexta o quinta?¿por qué?

Sólo deciros, en el año en que nos han dejado Miliki, Chavela, García Calvo, Toni Leblanc o Neil Armstrong, en el año en que la “ranciedad” se cargó a Garzón, en el que salimos tantas veces a la calle y volvió la violencia policial a nuestro país, en el que hemos aprendido que esperar que el gobierno nos saque de esta a los de abajo es tan estúpido como haberlo votado, en el que perdimos más trabajos que encontramos, en el que volvimos al P2P en la Era post-Megaupload, o los yankis se desquitaron con Bin Laden, o hicimos dos huelgas (los que tenían algún trabajo al que faltar), que os deseo un año nuevo lleno de buenas noticias y a cada uno el doble del bien o mal que hacéis al mundo. Feliz 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: